Cómo financiar la compra de un negocio en marcha

como financiar un negocio en marcha


Estas son cuatro maneras más comunes de financiar la compra de un negocio en marcha:

1.- Usando tu propio dinero.

La forma más fácil de financiar la compra de un negocio en marcha es usar tu propio dinero. Estos fondos pueden provenir de tus ahorros, fondos de jubilación o una hipoteca sobre tu propia casa. Muchos compradores utilizan una combinación de sus fondos propios junto con las opciones de “financiamiento del vendedor” o alguna opción de préstamo comercial.

2.- Financiamiento del vendedor.

Otro método importante para financiar la compra de un negocio en marcha es pedirle al vendedor que haga el financiamiento. En este caso, el vendedor le otorga al comprador un préstamo que se amortiza durante un período de tiempo. El comprador pagará el préstamo -básicamente- con los ingresos del negocio. Un ejemplo de compra de negocio financiado por el vendedor sería que el comprador paga el 50% del valor del negocio, y el saldo se lo paga al vendedor durante un período de tres años. Este tipo de financiamiento es más fácil de obtener que un préstamo comercial, y también es más flexible.

3.- Préstamo bancario.

Un préstamo bancario puede ser muy difícil de conseguir. Básicamente, los bancos financian la compra de un negocio por los activos existentes de un negocio y no con base a su perspectiva futura. Entonces, para obtener un préstamo bancario, tú debes tener una cantidad sustancial de activos, un buen crédito personal y un historial sólido en la industria del negocio que se compra.

Es necesario destacar que los bancos aprovechan el programa de préstamos garantizados por el Gobierno, llamado Small Business Administration (SBA), para prestar dinero a personas que compran negocios en marcha. Esto le permite al comprador dar una cuota inicial de tan solo un 10%.

4.- Compra apalancada.

Una compra apalancada (LBO, por sus siglas en inglés) es un tipo de transacción de adquisición de negocios. El comprador adquiere la compañía utilizando una cantidad mínima de su propio capital y obteniendo financiamiento (apalancamiento) sobre los activos del negocio que está comprando. La transacción solo funciona si el negocio puede producir suficiente flujo de efectivo para cubrir sus gastos y el servicio de la deuda.

Las compras apalancadas tienen la ventaja de que le permiten comprar una empresa rica en activos por poco dinero; este beneficio le permite adquirir una compañía más grande de la que podría comprar sin financiamiento. Además, el uso del apalancamiento aumenta en gran medida el rendimiento de los fondos invertidos; sin embargo, el apalancamiento es una espada de doble filo, porque puede eliminar fácilmente cualquier rendimiento y creación de capital si las cosas no salen según lo planeado. Entonces, use un LBO con precaución.

5.- Otras opciones.

Las ventas de negocios puede estructurarse de muchas maneras. Hay algunas opciones adicionales para empresas de alto riesgo, como aquellas con un solo gran cliente, o con disminución de ventas año tras año, o aquellas cuyo negocio depende mucho del propietario actual, o aquellas en las que el negocio muestra un crecimiento exponencial con grandes contratos en su lugar. En este tipo de ventas de negocios, la provisión “earnouts” ofrece una solución.

“Earnouts” es una disposición contractual que establece que el vendedor de una empresa obtendrá un pago adicional en el futuro si la empresa logra ciertos objetivos financieros, que generalmente se expresan como un porcentaje de las ventas o ganancias brutas. Aquí hay dos ejemplos:

5.1.-Alto riesgo.

En esta situación, el comprador realizaría un pequeño pago inicial y luego haría pagos adicionales a lo largo del tiempo, en función del éxito del negocio. El vendedor no tiene garantizado ningún pago más allá del pago inicial. Si el negocio falla, entonces no se deben los pagos.

5.2.-Crecimiento exponencial.

En este caso, una gran parte del precio de compra se paga en efectivo al cierre, mientras que el saldo se basa en el éxito del negocio en el futuro durante un período de tiempo determinado.

¿Listo para comprar un negocio en marcha?

Si está listo para comprar un negocio en marcha, un Broker de Negocios es tu mejor activo. Un corredor de negocios certificado está bien entrenado en todas las facetas de comprar y vender un negocio. El te presentará negocios que coinciden con tus intereses, objetivos y capacidades individuales; además, será una parte integral del proceso de compra, redactando acuerdos a tu medida -incluyendo financiamiento para satisfacer tus necesidades e intereses. Además, tu Broker de Negocios certificado te ayudará a desechar malos negocios, para que nunca tengas que lidiar con una adquisición que te cause más estrés de lo que vale en ganancias. Si está listo para comprar un negocio, un Broker de negocios certificado te ayudará a navegar a través del complejo mundo de adquirir un negocio. ¡Empiece hoy!

Jose Miguel Arreaza, Business Broker Certificado en Florida

Jose Miguel Arreaza es un Broker de Bienes Raíces Licenciado, que administra su propia compañía con casi 250 vendedores asociados. Además, es un Certified Busnes Intermediary (CBI) y miembro de la International Business Brokers Association (IBBA).

Ya sea que esté buscando comprar un negocio, vender tu negocio o fusionarse con otro negocio, Florida New Dream Corp, a través de Jose Miguel Arreaza y su equipo de trabajo, tienen la experiencia para ayudarte en todas las facetas de la transacción. Llame a Jose Miguel Arreaza HOY para obtener asistencia y experiencia en toda la transacción, 954-404-4673, o visite www.floridanewdream.com o www.arreaza.com.

Florida es el cuarto estado más favorable para impuestos … y los 3 primeros son muy fríos para que vivas ahí.

La economía está en auge, con la tasa de desempleo en el nivel más bajo en casi 50 años. Considerando que desees tener ingresos económicos significativos, la única forma es ser dueño de tu propio negocio, lo que -muy probablemente- signifique mudarse a otra ciudad, estado o país.

Antes de decidir, debes verificar el costo de vida en el estado donde deseas vivir, además necesitas ver el costo de la vivienda y no olvidar el impacto de los impuestos estatales y locales en tus resultados. La guía de impuestos estadales de Kiplinger (editor de pronósticos de negocios y asesoramiento sobre finanzas personales con sede en Washington, DC, impreso y on-line) muestra las tasas impositivas de todo el país, y la diferencia entre vivir en un estado con impuestos altos o con impuestos bajos puede ser de miles de dólares cada año, dependiendo de su situación fiscal.

Actualizado para 2018, está es la lista de los 10 estados más amigables con relación a impuestos en Estados Unidos:

  1. Alaska.
  2. Wyoming
  3. South Dakota
  4. Florida
  5. Nevada.
  6. North Dakota
  7. Delaware.
  8. Arizona
  9. Mississippi
  10. Luisiana.

Florida es bien conocido por su ausencia de impuesto sobre la renta estatal, y sus impuestos a la propiedad están por debajo del punto medio de los impuestos a las ventas en todo Estados Unidos. Florida es uno de los dos únicos estados que exime a los cigarros de todos los impuestos, un reflejo de su larga historia como un lugar de fabricación de cigarros.

Impuesto de venta 6% del impuesto estatal. Las localidades pueden agregar hasta un 2%, y la tasa promedio combinada es de 6.80%, según la Fundación Tributaria.
Impuesto sobre la renta estadal No hay impuesto estatal sobre la renta.
Impuestos de combustible de motor Gasolina: $ 0.41 por galón (varía según el condado).

Diesel: $ 0.34 por galón.

Impuestos de propiedad El impuesto a la propiedad promedio sobre el valor medio de la vivienda de Florida de $ 166,800 es de $ 1,702. Esto – entre otras cosas- hace a Florida el quinto mejor estado para retirarse.
Impuestos de vehículos 6 % de impuesto sobre el precio total de la compra. Además, el impuesto a las ventas del condado (basado en donde vive el comprador) se debe a los primeros $ 5,000 del precio de compra (o al pago de cada arrendamiento).
Impuestos al pecado Cigarrillos: $ 1.34 por paquete

Cigarros: sin impuestos

Todos los demás productos de tabaco: 85% del precio al por mayor.

Cerveza: $ 0.48 por galón.

Vino: $ 2.25 por galón

Licor: $ 6.50 por galón

Impuestos de viaje Hotel: No hay impuesto estatal de alojamiento, pero los municipios pueden imponerlos. Las tarifas varían, y el impuesto sobre las ventas también es debido. En Fort Lauderdale, esto se suma al 11%.

Coches de alquiler: el estado impone un recargo de $ 2 por día y se debe pagar el impuesto sobre las ventas.

Impuestos sobre el servicio inalámbrico 14,76%
Herencia e Impuestos de Patrimonio No hay impuesto de sucesiones o impuesto de sucesiones.

Adicionalmente, deseosos de que los padres mantengan a sus hijos más seguros, Florida ha eximido de impuestos a los cascos de bicicleta para jóvenes, asientos elevados y otros sistemas de retención infantil.

En resumen, ya sabes a donde debes mudarte, vivir y retirarte …

 

Precio pedido vs precio final de venta de un negocio

precio final de venta

Muchos de mis clientes que están comprando un negocio en marcha me preguntan ¿cuál es la relación –de existir una- entre el precio que pide el vendedor de un negocio en marcha (Asking Price) versus el precio final de venta de ese mismo negocio (Final Price)? Normalmente, es una pregunta muy difícil de responder.

Hace poco, me preparaba para dar una conferencia en Miami sobre estos temas y encontré unas estadísticas muy interesantes, con datos específicos de: número de listados, número de ofertas, ventas, etc. Una de las tablas más interesantes fue el precio final de venta en comparación con el precio de venta del vendedor (el precio pedido originalmente). En 1978, había sido del 84 por ciento. En otras palabras, el vendedor recibió como precio final de venta, en promedio, el 84 por ciento de su precio inicial pedido. Ten en cuenta que, en la mayoría de los casos, a menos que sea algo completamente absurdo, muchos Business Broker toman el negocio para la venta y hacen la publicidad inicial, solo con el precio que el vendedor quiere. Se puede regatear un poco, pero si el negocio gusta y se piensa que es vendible, el precio de venta no es un gran tema inicial. Interesan más los términos y condiciones que el vendedor está dispuesto a aceptar, posible financiamiento del dueño, capacidad de financiar vía Small Business Administration (SBA), transferibilidad del contrato de arrendamiento, etc.

En esa época (1978), la tarea era poner el negocio en el mercado lo más rápido posible. Si el vendedor no estaba contento con el servicio no se podría renovar el listado. No siempre se podía hacer una valoración exhaustiva (Business Valuation). Se publicaba el listado, se compartía con otros agentes de la oficina o externos y se comenzaba el esfuerzo de la venta. Y el periodo promedio de los listados era de 90 a 120 días.

De regreso a la época actual, en el mercado de hoy en día, los Business Brokers son más exigentes acerca de lo que el negocio representa y lo que el vendedor quiere para él. En promedio, nuestra oficina Florida New Dream, obtiene -al menos- 10 nuevos negocios para la venta, por mes. Una encuesta reciente de Business Brokers Press indica que una oficina dedicada a la compra-venta de negocios en marcha, recibe un promedio de 3 negocios para la venta, por mes; también indica que el 75 por ciento de las oficinas realiza algún tipo de valoración del negocio, se obtenga o no el listado; de lo cual podemos asumir que, si el vendedor no acepta el resultado de la valoración como el precio de venta, entonces el Business Broker no toma el negocio para vender.

Otro tema es que los Business Brokers de hoy en día toman los negocios para vender con listados con vigencia anual o superior; además, mas allá de la valuación, los Business Brokers preparan un memorando de oferta sobre el negocio. Como puedes ver, esto representa mucho más trabajo que en años anteriores, en los cuales no existían las computadoras ni programas de valoración en línea, etc.

Finalmente, en 2014, bizbuysell.com hizo una encuesta en los Business Brokers que somos miembros activos, acerca de ¿cuál es el porcentaje (en realidad, la mediana) del precio final de venta contra el precio que pide el vendedor? .Y, adivine cual fue el resultado de la encuesta.

Usted adivinó: 84 por ciento.

Nos vemos en la próxima publicación. Si antes de esa fecha, necesitas ayuda con alguno de estos temas, contáctenos

Que Hacer si Recibes Oferta para Vender su Negocio

¿Qué Hacer si Recibes Oferta para Vender su Negocio?

Lisa Duran y su esposo Robert Duran hace algunas semanas recibieron la propuesta de vender su negocio en Miami, un próspero “dólar store” ubicado en la céntrica 27th avenida. La propuesta venía de un amiga quien en medio de la conversación le preguntó si estaban dispuestos en vender su negocio. El matrimonio quedó sin palabras, jamás imaginaron vender aquello que años atrás se inició con tanto esfuerzos y escasos recursos.

Hoy la “tiendita” como los Duran le llaman cariñosamente en la familia es visitada por cientos de personas al día. Todos salen complacidos; dándole las gracias al buenacho de Robert quien ademas de tener una amplia sonrisa, tiene una tienda llena de productos al precio que todos pueden pagar. “Un dólar más siete centavos de impuestos”. Quedaron sin palabras en medio de la animada conversación. No estaban buscando vender el negocio; horas después, ambos se preguntaban ¿Que hacer?

Al igual que en el amor , todo el mundo es halagado por el hecho de ser “adquirido”. Y como en las citas amorosas, el pretendiente muestra su afecto con promesas y comentarios positivos que describen un futuro hermoso en el que vivirán felices para siempre.

Harvard Business Review Magazine
Portada del “Harvard Business Review Magazine”

Lamentablemente, de acuerdo con Harvard Business Review, la tasa de fracaso en las adquisiciones de negocios va del 70 al 90 por ciento. Robert me llamó y tuvimos una conversación en la que de forma detallada le dejé conocer mis puntos de vista. He aqui los más importantes.

  1. Diga “sí”. Es cierto, usted podría estar perdiendo el tiempo que nunca volverá. Pero puede valer la pena hacerlo, porque usted puede tener una idea del valor de su empresa.
  2. Pregunte acerca de las esposas actuales y anteriores. Pídales una lista de las empresas que han adquirido. Ponerse en contacto con esas empresas le da la oportunidad de escuchar sobre el proceso por el que pasaron -lo bueno, lo malo, lo feo-, y cómo les gusta manejar la adquisición.
  3. Que quieren ellos saber. Pídale a su pretendiente una lista total de todo lo que quiere saber. Administre su tiempo cuando le envíen un lote de preguntas en vez de cubrirlas todas a la vez.
  4. Obstáculos del acuerdo. Averigüe las razones por las que ellos podrían abandonarlo por adelantado, entonces usted podrá anticipar si tiene sentido -incluso- iniciar una posible negociación. Por ejemplo, es posible que ellos deseen despedir al 40 por ciento de sus empleados, o deshacerse de quien fue su primer cliente, con quienes usted tiene una fuerte afinidad.
  5. Bloqueo del empleo. Los compradores quieren que las personas clave permanezcan durante un período de transición o más. Incluso cuando ese período ha terminado, no quieren que los vendedores inicien un negocio competidor o se unan a un competidor. Usted todavía necesitará poder ganarse la vida después de la negociación, por lo que tiene que asegurarse que la compensación sea suficiente para que usted acepte estar al margen de la industria que usted conoce mejor.
  6. Muéstrame el dinero. Algunos compradores querrán comprar una empresa con financiamiento del vendedor, pero puede que usted no esté interesado en un acuerdo de esa manera. Usted necesita preguntar acerca de cuánto de la oferta implicaría dinero en efectivo. En la mayoría de los acuerdos, el adquirente no está comprando acciones, sino activos, por lo que no heredarán ninguna de las deudas de la compañía ni pasivos.
  7. Ganar. A menudo, los compradores afirmarán que pagarán más de lo que usted está pidiendo, pero requieren que usted conduzca ventas para alcanzar una determinada meta, que justifique un pago más grande. A primera vista, usted se preguntará por qué vendería su negocio a alguien que quiere que usted aumente las ventas para que usted pueda obtener más. Eso vale la pena si ellos pueden abrir puertas a sus propios clientes y otros contactos que usted no conoce.
  8. Divorcio. Usted desea una lista por escrito y por adelantado que detalle las razones por las que ellos puedan incumplir y/o salirse del contrato, tales como defectos en proyecciones de ventas, estimado de desarrollo de nuevos productos, horarios o cosas así.
  9. Controles. Los dueños fundadores de un negocio están acostumbrados a tomar decisiones y no a pedir permiso. Usted necesita saber por adelantado cuánto de su mundo quedará controlado en el periodo de transición.
  10. Noventa días. No deje que un comprador se desenfoque en el proceso de compra-venta, porque eso consume tiempo, esfuerzo y cuesta dinero. Dígale al comprador que tiene 90 días para hacer todo su escrutinio y completar la compra. Si ellos quieren más tiempo que eso, deberán darles una cifra que pueden agregar al precio de compra. Esto funciona cuando el vendedor es perseguido acaloradamente.

Unos Consejos Finales

No venda a nadie en quien no confíe, le agrade, o crea que no tratará bien a sus empleados o clientes. Eso lo desgastará a usted más de que probablemente recibirá en compensación, porque la mayoría de las ofertas requieren que parte del precio sea financiado. Asegúrese de informar a sus empleados -lo antes posible- sobre lo que está sucediendo y lo que les sucederá. Los secretos son imposibles de mantener, por lo que todos deben salir adelante. Por último, si usted tiene socios, debe asignarse una persona del equipo para interactuar con el comprador para que no se pierda el enfoque en la operación del negocio que impacte negativamente sus resultados.

[text-blocks id=”signture”]

Impuestos para residentes y no residentes en Usa

Impuestos para Residentes y no residentes

Esta es una guía, para personas que no son ciudadanos estadounidenses, pero viven en Estados Unidos o pasan ahí una cantidad significativa de tiempo, y la forma de considerar el pago de impuesto sobre la renta en Estados Unidos.

Los extranjeros residentes o no residentesLo primero es determinar si un extranjero se considera un “extranjero residente para efectos fiscales”, o por el contrario, es un “extranjero no residente para efectos fiscales”. El Servicio de Rentas Internas (IRS, por sus siglas en inglés) utiliza dos métodos para evaluar su estado como extranjero: (1) La posesión de la Green Card y (2) la prueba de “presencia sustancial”. Si usted cumple con cualquiera de los dos requisitos, se considera un extranjero residente para efectos fiscales, de lo contrario, lo tratan como un extranjero no residente.

Si eres un extranjero con Green Card (o sea, que el Servicio de Inmigración de Estados Unidos te reconoció como Residente Legal Permanente conforme la legislación inmigratoria), eres un extranjero residente para efectos fiscales. Además, si no tienes Green Card y pasas al menos 31 días en Estados Unidos durante el año fiscal en curso y, un total de 183 días durante los tres últimos años fiscales (incluido el año fiscal en curso), muy probablemente cumples el requisito de “presencia sustancial” y también te tratarán como un extranjero residente para efectos fiscales.

La cuenta de los 183 días. Al contar el número de días que estás presente en los EE.UU. durante el período de tres años, se debe respetar la siguiente regla: Incluye todos los días del año en curso, un tercio de los días del año anterior y un sexto de los días del año anterior al anterior.

Por ejemplo, supongamos que queremos de averiguar tu estado para el año fiscal 2014, ya que viviste en los EE.UU. por 60 días. Cuenta todos los días para 2014, un tercio de los días para 2013 y una sexta parte de los días para 2012. Por tanto, si estuviste en Estados Unidos durante 120 días en 2013 y, 180 días en 2012, incluyes sólo incluye 40 días para 2013 y 30 días para 2012, que sumados a los 60 días para 2014, te da un total para el período de tres años, de 130 días. En este escenario, se paga impuesto a los ingresos como un extranjero NO residente.

Además, se excluyen los días que estás presente físicamente en Estados Unidos bajo las siguientes circunstancias:

  • Días que te desplazas para trabajar en Estados Unidos a partir de tu residencia en Canadá o México, si regularmente viajas desde Canadá o México.
  • Días que estás en Estados Unidos por menos de 24 horas cuando estás en tránsito entre dos lugares fuera de Estados Unidos.
  • Días que estás en Estados Unidos como un miembro de la tripulación de un buque extranjero.
  • Días que no puedes salir de Estados Unidos debido a una condición médica que surgió durante tu estadía.
  • Días que eres un “individuo exento”.

Un “individuo exento” se refiere a las siguientes personas:

  • Un individuo temporalmente presente en Estados Unidos como un empleado de un gobierno extranjero, con una visa “A” o “G”.
  • Un maestro o aprendiz temporalmente en Estados Unidos, con una visa “J” o “Q”.
  • Un estudiante temporal en Estados Unidos con una visa “F”, “J”, “M” o “Q”.
  • Un atleta profesional temporal en Estados Unidos para competir en un evento deportivo de caridad.

Impuestos a los extranjeros residentes. Como residente legal fiscal de Estados Unidos, estás sujeto a las mismas normas fiscales de los ciudadanos estadounidenses. Esto significa que tienes que declarar todos los ingresos que ganas anualmente, sin importar el país en que lo ganas.

Impuestos a los extranjeros no residentes.  Un no residente también debe pagar impuestos sobre sus ingresos, pero sólo en el ingreso que está vinculado efectivamente a Estados Unidos, que generalmente incluye el dinero que gana mientras está en Estados Unidos. El IRS no tiene autoridad para imponer impuestos sobre los ingresos que los no residentes ganan en sus países de origen o en cualquier país extranjero. En consecuencia, solo vas a declarar las cantidades que se consideran ingresos de fuente estadounidense. Al igual que los extranjeros residentes y ciudadanos estadounidenses, hay deducciones y créditos que puedes reclamar para reducir tu ingreso gravable.

Doble condición de los contribuyentesEn el año de transición entre ser un no residente y un residente para efectos fiscales, se te considera -en general- un Contribuyente en Estado Dual. Un Contribuyente en Estado Dual presenta dos declaraciones de impuestos para el año, una declaración para la porción del año que fue considerado un no residente y otra por la porción del año considerado residente. En algunas situaciones, el contribuyente puede optar por ser tratado como residente durante todo el año (en ese año de transición) para evitar tener que presentar dos declaraciones separadas.

También puede revisar http://bufetearista.com/blog/planificacion-legal-y-fiscal-para-extranjeros/

NOTA: Este artículo NO contiene un consejo legal ni ha sido preparado por un abogado de Estados Unidos. Por ampliar información, consulte con un abogado.