Parejas del mismo sexo – Reciente cambios en inmigración

El 26 de Junio de 2013, la Corte Suprema de Justicia de Estado Unidos declaró la inconstitucionalidad de la Sección 3 de la Ley de Defensa del Matrimonio (DOMA, por sus siglas en ingles), que impedía el matrimonio de personas del mismo sexo. Casi de inmediato, el presidente Barack Obama dio instrucciones a los departamentos federales para asegurar que la decisión y sus implicaciones fueran puestas en vigor rápida y ordenadamente, y proteger los beneficios de las parejas del mismo sexo.

Bajo estas instrucciones, el Servicio de Inmigración empezó a evaluar las peticiones de visas presentadas a nombre de un cónyuge del mismo sexo, de la misma manera en que evalúa las presentadas a nombre de cónyuges del sexo opuesto.

El 28 de Junio de 2013, el Servicio de Inmigración le informó al ciudadano estadounidense Julian Marsh, que había aprobado la solicitud de Residencia Legal para su esposo Traian Popov de Bulgaria (ahora, ambos viven en Florida). El 3 de Julio de 2013, el Servicio de Inmigración otorgó a Cathy Davis, ciudadana de Irlanda, la Residencia Legal basada en su matrimonio con la ciudadana estadounidense americana Catriona Dowling (Colorado).

A partir de entonces, si usted es ciudadano estadounidense o Residente legal casado con un extranjero de su mismo sexo, usted puede patrocinar a su cónyuge para una visa de inmigrante basada en la familia. Dentro del proceso de solicitud de visa, o durante la etapa de ajuste de estado, su elegibilidad para pedir a su cónyuge, así como la admisibilidad de su cónyuge como inmigrante, será determinada conforme la Ley de Inmigración aplicable y no será rechazada automáticamente como resultado de ser matrimonio del mismo sexo.

Igual, si usted es ciudadano estadounidense comprometido en matrimonio con un extranjero de su mismo sexo, usted puede presentar una visa de prometido en su nombre. Si la persona cumple todos los demás criterios de inmigración, un compromiso matrimonial entre personas del mismo sexo puede permitir la entrada de su prometido a Estados Unidos con fines de matrimoniales.

Si su cónyuge y usted se casaron en un estado de Estados Unidos que reconoce el matrimonio del mismo sexo, usted puede presentar la solicitud aunque viva en un estado que no lo acepta. Como regla general, el Servicio de Inmigración investiga la ley del estado donde se celebró el matrimonio, para determinar su validez para propósitos de inmigración. Esta regla general, tiene algunas limitadas excepciones, bajo las cuales –históricamente- han considerado la ley del estado de residencia, además de la ley del estado donde se celebró el matrimonio. La aplicación de estas excepciones dependerá de las circunstancias individuales específicas. Esto se irá aclarando con el tiempo.

Entonces, usted no tiene que esperar a que el Servicio de Inmigración apruebe nuevas regulaciones o formularios para solicitar inmediatamente estos beneficios, en caso que se considere elegible.

En caso que su solicitud hubiere sido rechazada previamente, basado único y exclusivamente por la aplicación de la Sección 3 de DOMA, el Servicio de Inmigración volverá a abrir esas peticiones.

 

 

NOTA: Este artículo NO contiene un consejo legal ni ha sido preparado por un abogado de Estados Unidos. Por ampliar información, consulte con un abogado.