¿Estas pagando demasiado en impuestos en tu pequeño negocio?

Para muchos pequeños negocios exitosos, cada centavo cuenta. De hecho, comprender e instaurar formas inteligentes de ahorrar dinero, significa tener más dinero para invertir, más dinero para crecer, y más dinero para asumir riesgos. Aunque es muy importante cortar gastos no esenciales en las operaciones del día-a-día, también debe asegurarse que no esté pagando de más en sus impuestos. Por supuesto, eso es más fácil decirlo que hacerlo. Después de todo, no siempre es fácil de navegar por el Código Tributario. Aquí voy a presentarle, algunos sitios comunes donde su pequeño negocio puede estar pagando de más en sus impuestos.

Se eligió la entidad equivocada.

Muchos propietarios de pequeños negocios eligen estructurar su negocio como una Sociedad de Responsabilidad Limitada (LLC, por sus siglas en inglés) o una Compañía Anónima, con el fin de limitar su responsabilidad personal. Por ejemplo, después de considerar cuidadosamente sus opciones y la naturaleza de su negocio, usted lo estructuró como una Sociedad de Responsabilidad Limitada (LLC), por la flexibilidad que ofrece. Por supuesto, lo que es bueno para un negocio puede no ser adecuado para otro. Piense, que cada una de esas dos estructuras principales de negocio, tiene sus propias implicaciones legales, fiscales y financieras.

Por ejemplo, las corporaciones normales (también conocidas como “Corporaciones C”) y sus accionistas están sujetos a una doble imposición. En palabras del Servicio de Rentas Internas de Estados Unidos (IRS, por sus siglas en inglés): “Las ganancias de una corporación se grava en la sociedad cuando se devengan, y se gravan en los accionistas cuando se distribuyen en forma de dividendos”. Por el contrario, los propietarios de una LLC tienen la opción que esa entidad sea considerada como una “Corporación S”, que significa que las ganancias de la LLC pueden pasar directamente a sus propietarios como ingresos ordinarios. O sea, esto permite a los propietarios de una LLC evitar el problema de doble tributación porque los beneficios de la LLC pasan directamente a las declaraciones de impuestos de sus propietarios. De hecho, las LLC pueden optar por tributar como una corporación S si pertenecen a una sola o varias personas.

Recuerde que, sin embargo hay muchas otras consideraciones para elegir una entidad comercial, y lo que es correcto para un negocio no es necesariamente para otro. Usted debe consultar profesional de impuestos si tiene dudas en cuanto a qué tipo de entidad es el adecuado para su negocio.

Usted no hace seguimiento a los gastos de su negocio.

Una forma de ahorrar para efectos de impuestos, es llevar un registro de todos los gastos legítimos incurridos durante todo el año, entonces podrá deducir esos gastos de su carga fiscal. Otra vez, esto es más fácil decirlo que hacerlo. Después de todo, no hay una lista maestra de “gastos legítimos” porque lo que constituye un gasto legítimo puede variar de negocio a negocio.

El Código de Rentas Internas establece que un pago válido es cualquier gasto incurrido en la producción o cobro de ingresos. Como resultado de ello, una buena estrategia es guardar y organizar los recibos de todos los gastos potencialmente legítimos, para que al final del año pueda revisarlo con su Preparador de Impuestos. Después de todo, maximizar sus deducciones legítimas significa reducir al mínimo la cuota impositiva de su negocio. Dicho de otra manera, mediante el registro de todas sus legítimas deducciones impuestos, pagará menos impuestos totales al final del año.

A pesar que es para su beneficio, quizás usted no querrá gastar mucho tiempo realizando el seguimiento de sus gastos durante todo el año, y dejando pendiente otras importantes tareas de su negocio; para eso existen aplicaciones de contabilidad que pueden ayudarlo a organizar sus gastos y deducciones, y sin mucho trabajo adicional de su parte.

Usted deja pasar créditos fiscales e incentivos para pequeños negocios.

El gobierno ofrece varios créditos fiscales e incentivos para fomentar el crecimiento de pequeños negocios y el desarrollo económico en general. Aunque muchos de estos créditos e incentivos tienen fecha de expiración, casi todos están vigentes en 2013. Por ejemplo, el Código de Rentas Internas permite a las empresas más pequeñas, deducir del precio total de compra de ciertos tipos de gastos, como equipos y software, el mismo año que compran el gasto en lugar de tener que deducir el valor de la depreciación poco a poco un tiempo durante un número de años. Igualmente, se permite a pequeñas empresas dedicadas a ciertos tipos de investigación y desarrollo, el deducir de sus ingresos brutos, una gran cantidad de gastos destinados a investigación y experimentación. Existe un crédito tributario disponible para empleadores que contraten a personas de colectivos con altas tasas de desempleo, veteranos, jóvenes, y de otras comunidades desfavorecidas.

También, al menos 43 estados ofrecen créditos fiscales específicos de cada estado a las pequeñas empresas que cumplen con ciertos requisitos. Hable con un profesional de impuestos puede ayudarle a identificar cada uno de los créditos disponibles para su negocio.

Usted paga tardíamente.

No es raro que los nuevos propietarios de negocios asuman que sus impuestos se vencen el 15 de abril; después de todo, esto es cuando están acostumbrados a pagar. Por desgracia, hay complicaciones en otro tipo de negocios pequeños. Si usted trabaja por cuenta propia, entonces está obligado a pagar impuestos como trabajador independiente (Impuesto del Seguro Social y Medicare), que debe ser pagado trimestralmente. Además, usted está obligado a pagar impuestos sobre los ingresos estimados trimestralmente. Si usted no hace sus declaraciones estimadas de impuestos trimestralmente como trabajador por cuenta propia, puede ser objeto de una auditoría, sanciones, y los intereses hasta cuando finalmente pague. En resumen, pagar a tiempo puede significar pagar menos.

Usted no tiene un asesor fiscal

Nada es sencillo en relación a impuestos a las empresas, deducciones y créditos fiscales; a menudo es muy difícil estar claro si su negocio tiene derecho a un crédito o deducción. Como resultado de ello, la mejor manera de asegurarse que usted no está pagando de más en sus impuestos es contar con la ayuda de un asesor profesional de impuestos. En la mayoría de los casos, los ahorros que se obtienen con esa ayuda sobrepasan el costo de sus servicios.

 

 

NOTA: Este artículo NO contiene un consejo legal ni ha sido preparado por un abogado o CPA de Estados Unidos. Por ampliar información, consulte con un abogado o CPA.