Estafan a venezolanos en Miami con la promesa de asilo político en USA

Con el incremento de la violencia en las calles de Caracas, miles de venezolanos que ya viven o han llegado recientemente a Estados Unidos, están pidiendo asilo político. Pero no es fácil de obtener, es un proceso lento y, ante la desesperación de los solicitantes, ha proliferado el número de estafas por parte de abogados sin escrúpulos.

“Nada ha cambiado en las reglas de asilo. Es un proceso sumamente complicado, durante el cual se debe demostrar fehacientemente que se corre peligro de vida si se regresa al país de origen y, en estos tiempos los servicios de inmigración están rechazando mucha gente. Venezuela no es una excepción y, pese a la violencia, Estados Unidos todavía lo considera un país democrático”, ha afirmado a ELMUNDO el abogado Carlos Álvarez Molina, especializado en cuestiones migratorias.

Pero la realidad es que “muchas personas tienen la falsa impresión de que la agudización de la situación política y la violencia en Venezuela los hace aptos para el asilo, no importa cuánto lleven viviendo en Estados Unidos”, ha ampliado el abogado.

La comunidad venezolana asciende a unas 200.000 personas en todo el país, pero la inmensa mayoría (120.000) se han asentado en el sur de Florida, particularmente en Ciudad Doral, insertada en el área metropolitana de Miami donde, incluso, han elegido a un alcalde venezolano.

Aunque los servicios de inmigración no publican cifras sobre el número de exiliados, activistas venezolanos indicaron que la cantidad de asilos políticos otorgados, desde que el fallecido presidente Hugo Chávez llegó al poder en 1999, no llega ni al 10% del total de los que viven en Estados Unidos.

“La situación de Venezuela no ha cambiado el hecho de que los venezolanos que pidan asilo deben probar con detalles y hechos específicos que han sufrido o sufrirán persecución por parte del gobierno por su raza, religión, opinión política, nacionalidad, o pertenencia a un grupo minoritario”, ha dicho Antonio Revilla, abogado de inmigración y presidente de la Asociación Estadounidense de Abogados de Inmigración del Sur de la Florida (AILA).

El letrado indicó que en las últimas semanas ha recibido muchas llamadas de venezolanos averiguando si la administración de Barack Obama ha aprobado algún beneficio especial o un asilo automático, similar al que disfrutan desde 1960 los cubanos. “La realidad es que ahora mismo no lo hay. No hay ese beneficio. Todavía la persona venezolana tiene que probar su caso”, ha acotado Revilla, quien ha precisado que las consultas de venezolanos a su bufete han aumentado casi un 200% desde que la violencia estalló en Venezuela el mes pasado.

Desconocimiento de los venezolanos en EEUU.

Pero el desconocimiento de los venezolanos residentes en Estados Unidos, muchos de los cuales consideran que en su país impera ya un régimen comunista, de que la administración no ha diseñado ninguna política especial para ellos, ha llevado a la proliferación de numerosas estafas y fraudes que han sido denunciadas por activistas en Miami. Es el caso de Patricia Andrade, presidente de ‘Venezuela Awareness’, una entidad que acompaña la situación de los presos políticos en su país, quien ha denunciado esta semana las estafas.

“Siempre ha habido fraude. Pero lo que estamos viendo es que se ha incrementado a raíz de unas declaraciones de un congresista, que pidió al presidente Obama una política especial para los venezolanos”, ha afirmado Andrade a ELMUNDO.

El congresista federal en cuestión es el demócrata Joe García, que la semana pasada dio una rueda de prensa en la que presentado una propuesta al presidente para cambiar las reglas migratorias para los venezolanos. “Pero nada más. La cosa se quedó ahí, en un simple pedido”, ha aclarado la activista venezolana.

Pero esto no impidió que algunos “abogados y supuestos notarios se hayan agarrado a esas declaraciones y hayan salido a la calle diciendo todo el venezolano tiene derecho al asilo, cuando la verdad es que nada ha cambiado. El asilo político es un proceso igual para cualquier nacionalidad, los requisitos no han cambiado para nadie”, ha agregado Andrade.

Sin embargo, hay quien todavía se sigue aferrado a una esperanza, aunque tenue, de resolver su situación migratoria. Y, como explica la presidente de ‘Venezuela Awareness’, hay casos de abogados aprovechándose de eso y pidiendo hasta 20.000 dólares por un trámite que, oficialmente, es gratuito.

“Quien quiera que sea que llene los papeles hace el mismo trámite, cobrando 2.000 o 20.000 dólares. Pero está engañando a la gente. Conozco el caso de una familia de origen portuguesa, que llegó acá con el pasaporte portugués y uno de esos abogados le ha dicho que como vinieron de Venezuela tenían derecho al asilo. Nada más falso y prueba de ello es que inmigración les negó el asilo y los deportó, no a Venezuela pero a Portugal”, ha enfatizado Andrade.

Es como ha recordado Revilla, que si una persona en situación ilegal en Estados Unidos pide asilo y pierde el caso, es deportada. Y, si los tribunales consideran que la solicitud es frívola o fraudulenta, será impedida de volver a Estados Unidos. Y, naturalmente, pierde el dinero que le fue estafado.

 

 

Elaborado por Rui Ferreira, para el periodico El Mundo, de Espana.