Errores que debe evitar al comprar un negocio en marcha

La compra de un negocio establecido es generalmente una decisión de negocios inteligente. Las empresas con un historial probado de éxito presentan un riesgo bajo y manejable para el comprador y un alto potencial para obtener ganancias decentes después de la compra. Sin embargo, muchos compradores de negocios cometen grandes errores que les cuestan mucho dinero y, a veces hacen que fallen.

Estos son algunos errores comunes que los compradores pueden evitar con un poco de planificación:

Buscar una oferta más que favorable, “perfecta”.

Esto es muy frecuente y en la mayoría de los casos, los compradores terminan sin comprar nada. Los compradores potenciales de negocios deben entender que no existe una oferta perfecta. El mejor acuerdo posible es el acuerdo en que se puede ganar dinero después de la compra, en un negocio que te gusta y que te hace feliz. Pagar un poco más de lo debido es casi irrelevante. He visto muchos compradores que quizás sobre pagaron un poco, que tuvieron mucho éxito después de la compra y, -a la inversa- he visto muchos compradores que obtuvieron una verdadera ganga sólo para fallar miserablemente después de la compra. Por otra parte, si los vendedores terminan con un precio en que no están contentos, lo más probable es que no estarán felices de transferir todos los conocimientos del negocio, que son absolutamente necesarios para hacerse cargo del negocio. Esto puede tener graves consecuencias sobre su éxito.

Tomarse demasiado tiempo para adquirir el negocio.

He visto compradores que pasan años y todavía no toman una decisión sobre la compra. Esto puede ser devastador moral y económicamente. Yo aconsejo no cambiar su valioso tiempo por poco dinero. Esos años perdidos en busca de un negocio que no existe valen mucho dinero. Mantener en diferimiento la decisión de comprar sólo con el propósito de ahorrar algo de dinero en el precio de compra, no es el camino a seguir.

Ser vacilante y vulnerable al remordimiento del comprador.

Los compradores de negocios deben estar preparados para el remordimiento del comprador. Es normal y sucede todo el tiempo. Cuando firme un acuerdo para adquirir un negocio, no es una buena idea discutir su trato con cada amigo potencial, conocido o familiar. Si lo hace, no espere que la gente le anime en su decisión. La naturaleza humana es conservadora, tememos a lo desconocido y, la mayoría de nosotros no somos empresarios. Así que la mayoría de la gente a quien usted hable de su trato, lo asustarán y le aconsejaran que se salga del negocio.

Ser demasiado suspicaz en la selección preliminar del negocio y no suficientemente suspicaz durante la auditoria.

Paradójicamente, los compradores de negocios son extremadamente suspicaces al hablar con los vendedores por primera vez, pero tan pronto como establecen una relación personal con los vendedores, abandonan la investigación sobre el negocio y se niegan a ver señales de alerta sobre el negocio. Esto es malo. Un comprador debe tener la mente abierta cuando se inicia el acercamiento a un negocio por primera vez, y no debe sacar conclusiones apresuradas acerca de la honestidad del vendedor o la viabilidad de la empresa. Un exceso de suspicacia precoz sólo puede hacer que usted pierda algunas buenas oportunidades y no agrega ningún valor. Sin embargo, la auditoria es muy importante cuando un acuerdo condicional ya se ha firmado, con el fin de protegerse de algunos vendedores sin escrúpulos.

Usar asesores inexpertos.

Mientras que el uso de asesores conocedores puede agregar mucho valor a la negociación, a veces un consejero incompetente puede romper un muy buen negocio. Es muy importante que cualquier asesor que utilice, tenga mucha experiencia en el negocio de compra y el proceso de venta. Con frecuencia, un asesor sin experiencia en negociaciones se centra mucho en la protección de su cliente y llega a ser tan exigente que la otra parte se frustra y decide salirse de la negociación. Un buen negociador de acuerdos trata de llegar a una situación de ganar-ganar. Los compradores de negocios deben elegir asesores que tengan un historial de éxito en negocios similares.